Hedonismo Gastronómico

DOGTOWN BURGERS, EL REY DE LAS HAMBURGUESAS EN BUENOS AIRES

hamburgueserías en Buenos Aires

A Javi lo conocí en 2018 por medio de unos amigos colombianos. Él es argentino, tiene 38 años, y destaca por su jovialidad y su excelente actitud. Su relación con la cocina es de prácticamente una vida, de su vida. La última vez que nos vimos, hizo hamburguesas para todos. Llevó la plancha, la carne, la panceta, el queso cheddar, la cebolla caramelizada, el pan… y el amor. 

“Oma es abuela en alemán”, me respondió cuando le pregunté qué significa esa palabra. Su abuela es yugoslava y su abuelo era alemán, siempre había mucha comida alemana en su casa y, como siempre, la comida era motivo de reunión. Pero, para no irme tanto por las ramas, me voy a concentrar en Dogtown burgers y, por supuesto, en el rey de las hamburguesas en Buenos Aires. 

El camino que eligió en principio fue la música, Javi es baterista y se defiende tocando varios instrumentos. También trabajó en productoras y… básicamente el man no puede vivir sin la música. 

Hace diez años creó un proyecto en un bar llamado Cangrejos, que también funcionaba como estudio de grabación; las bandas podían grabar en el estudio, que quedaba en el segundo piso, y tocar en vivo en el bar. También había talleres culturales de teatro y de música. Pero lo que explotaba siempre era el bar, allí convergía la cultura latinoamericana y de otras partes del mundo.  

DE LA MÚSICA A LA COCINA

El bar se fusionó con la gastronomía, esos fueron los primeros pasos tanto para Javi como para el bar. Vendían cerveza artesanal, de las primeras que salían en Buenos Aires, y hacían sanduches y hamburguesas. Por motivos que desconozco (porque no todo se tiene que saber), Javi dio un salto de la música a la cocina, vendió Cangrejos y se introdujo en el mundo gastronómico para seguir con la línea de las hamburguesas que era lo que había quedado resonando en su cabeza.

Dogtown, hamburguesas en Buenos Aires
Blue Burger: Dogtown Buenos Aires

“Yo me quedé con la espina de que lo veníamos gestando pero no llegamos a la explosión. Entonces empecé a formarme un poco más, hice unos cursos de panes, de cocina y, como no tenía local propio, empecé a hacer hamburguesas en mi casa. También hacía costillitas a la barbacoa, de esas que se dejan 24 horas en leche y otras recetas diferentes. Invité a un par de amigos, hice una hamburgueseada con vecinos del edificio y así, de a poquito, fue creciendo esa idea”, recuerda.

Y agrega: “en un momento me junté con un amigo, Carlitos Urrego, y empezamos a hacer eventos en diferentes lugares, en casas y en parques y se veía que eso tenía futuro. La gente iba y quedaba como loca. Me acuerdo que un amigo me dijo: ‘¡pará, pará, yo pongo plata, pongamos un local!’, pero no se terminaba de consolidar la idea”.

DE LA CAMA AL LIVING, DESCORCHANDO CHAMPÁN 

¡Arranca un nuevo año, 2020, chan! Sí, ese año que a muchos nos afectó drásticamente y nos encerró durante meses en las casas (hablo en pasado ÚNICAMENTE porque el 2020 ya acabó, aunque el encierro para muchos sigue y la pandemia ni hablar) y parafraseo la canción de Charly, donde literalmente, o por lo menos en mi caso y en mi casa, me la paso yendo de la cama al living. Aunque mi casa sea un monoambiente y digamos que todo vendría siendo lo mismo jajaja. Pero volviendo a Javi y citando textualmente:


“Cuando empezó el 2020, con esto de la pandemia, yo estaba trabajando en otro rubro, se frenó todo y me dio el tiempo y la posibilidad de reactivar Dogtown burgers y bueno, fue como… viste, no sé: ¡el champán cuando lo batís y sacás el corcho porque empezamos!”.

“Hice las burger, agarramos el Instagram y armamos toda una cocina; desde el día 0 estamos vendiendo y mudamos la cocina a un lugar más grande, contratamos gente y la explosión hizo muy ascendente el camino. Y bueno, también aprendiendo mucho sobre la diferencia entre hacer hamburguesas para 10 amigos, a vender, no sé, 100 hamburguesas en un día. Por suerte, nos adaptamos”. Mientras me cuenta, Javi se ríe, se ríe mucho. Como yo.

En esta historia hay otra persona que ocupa un lugar fundamental en la creación de la hamburguesería en Villa Ballester. Se trata de Pablo Rodriguez, fundador de @pardoautentico, un lindísimo proyecto de turismo comunitario y co-fundador de @colectivosustentable en Pardo, la ciudad de las flores. Los eventos ocurrieron en ese lugar y, cuando se dieron cuenta, ya estaban trabajando juntos, codo a codo. Siempre los proyectos que llevaron a cabo tenían que ver con la gastronomía, y entre su amistad y el tiempo libre lograron un gran complemento: Javi con la cocina, Pablo con la parte operativa.  

Dogtown es una experiencia a través del lenguaje entre las imágenes y la comida. Javi hace hincapié en sus redes. Su deseo es usar un lenguaje propio sin intervención. Su estilo y comunicación es bastante importante para Dogtown burgers, porque realmente hace parte del combo. La experiencia debe ser completa y, como asegura, para ellos es primordial que todo vaya de la mano: desde el producto perfectamente cuidado hasta el packaging. Esa es la experiencia de dogtown. ¿Para muestra un botón? hagan clic aquí: dogtown.burgers.

¿A QUÉ SABE DOGTOWN?

Ya les dije que las hamburguesas de Dogtown saben a amor. ¿Suena a cliché? posiblemente. ¿Pero acaso no vivimos rodeados de esto? Ese día que Javi nos cocinó, hicimos una mezcla de lo que tiene la carta de esta hamburguesería: cheddar, medallón de esa carne jugosa de-li-cio-sa, panceta tostada, salsa azul y cebolla caramelizada. 

Dogtown, hamburguesas en Buenos Aires
Sweet Onion Burger: Dogtown Buenos Aires

Tengo que confesar que no puedo ser objetiva con este tema de la cebolla caramelizada. Si fuera por mí, básicamente le pondría cebolla caramelizada a todo, pero no entiendo, o sea NO ENTIENDO, no me cabe en la cabeza, cómo hay personas que se rehúsan a esta mezcla infernalmente exquisita del dulce y el salado.  

Ahora, se habrán preguntado qué es la tal salsa azul, que de azul no tiene más que el queso (¡Ja! como si fuera poco, ¿no?) ¡cómo si fuera poco! Esta salsa lleva: queso azul, polvo de ajo y paprika, toda esa mezcla fundida en crema. ¿Se les hizo agua la boca? 

Hay una hamburguesa única en el mundo y única en Dogtown y está especialmente elaborada para nuestros amigos y amigas vegetarianos: la Veggie portobello burger. Reemplazan la carne por hongos portobellos marinados en especias durante varias horas. Viene con salsa azul, lechuga, tomate y pan de papa. Solo me resta decir, ¡sí a todo lo que tenga hongos!

El día que comimos hamburguesas en la casa de nuestros amigos, todos le pidieron la doble. Y, ¿quién se pidió la triple? Pues, quien les escribe. Porque no hay que escatimar, amigos y amigas. A caballo regalado no se le miran los dientes… no, mentira. Porque sin haberlas probado, yo sabía que mi cuerpo iba a saltar con ese trío y, así como dice Javi, una frase que me va a quedar para siempre: “la explosión hace ascendente el camino”. Al que escatima, Dios no lo ayuda. No, mentira, no sé. Dios y yo tenemos nuestro propio pacto.

Veggie portobello burger: Dogtown Buenos Aires

Después de contarles la historia de Dogtown, el rey de las hamburguesas en Buenos Aires aceptó nuestro reto de las preguntas Fast Food de Cómete el cuento, y esto fue lo que nos respondió:

La primera hamburguesa hiciste:

Recuerdo un día estar leyendo un libro de hamburguesas, allá por el año 2015, y vi ciertos secretos que hicieron que cambie totalmente mi forma de cocinar. Creo que esa hamburguesa que hice fue la primera realmente pensada, con un buen pan, rico cheddar y un blend preparado especialmente.

La hamburguesa para los días lluviosos:

La Sweet Onion, sin duda. El agridulce, a mi criterio, tiene una cosa nostálgica que marina muy bien con una noche lluviosa. 

La hamburguesa para ver una serie:

La cheddar burger, una hamburguesa clásica que la mente reconoce fácilmente, no te va a sacar de la trama de la serie. 

La hamburguesa para la cita de tinder:

Bacon burger. Nunca hay que arriesgar en la primera cita. 

La hamburguesa para comer con tus viejos:

Vacío y/o bondiola rain burger. Son hamburguesas con vacío o bondiola ahumada. Un sabor diferente, por fuera de la hamburguesa clásica. 

Una serie o peli:

Lords of Dogtown (obvio)

Un libro:

Río sagrado (este no tiene nada que ver con “anvorguesas” pero comen hipopótamo en un momento…nada, dato) 

Una canción:

Imposible elegir una.

dogtown.burgers
Delivery sin cargo en todo Gral San Martín
Horario: miércoles a domingo, de 20 a 23 h.
wa.me/5491136597299

Tip #cometeelcuento: Los discos de carne son un blend de roastbeef y bife de chorizo, con un nivel de grasa balanceado.

Y hablando de hamburguesas y música, los invitamos a continuar rockeando en Cómete el cuento con la reseña que escribimos el DÍA MUNDIAL DE LA HAMBURGUESA: DELLEPIANE, HAMBURGUESAS CON SABOR A ROCK Y PASIÓN



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.